martes, 28 de abril de 2015

A ORILLAS DEL MAR







Arrastro lentamente la toga que me cubre en la arena húmeda y fría de la noche.
He descubierto que el mar es un gran amante cuando uno lleva el alma cortada,
desgajada, desangrada... cuando uno es tan pequeño en medio del dolor tan grande.

...y en la lejanía siento tu boca pronunciar mi nombre, besar mi nombre con tu voz...
y extrañamente lo más hondo que puedo tener, la conciencia del propio Dios,
crece en mi pecho echando flor en una enorme madeja de sueños a trozos...

Vienen a mí tus caricias, y cada una arranca un pedacito de mi piel,
viene a mí tu boca de mil lenguas afiladas y penetra los recodos,
gira, se revuelca  y vuelve a buscar un nuevo rincón...

Dejo caer la toga y me entrego a la espuma gélida en la orilla lagrimeante del mar...



Paula

4 comentarios:

  1. descubrirse en lo marino a orillas
    marca un espejismo mágico posibilidades y aventuras
    enhorabuena por tu espacio

    gracias por tu huella
    también apunto de seguidora (por cuestiones de tiempo, solo puedo apuntarme a uno solo de tus blogs OK )
    saludos desde Chile

    ResponderEliminar
  2. Sientes sus caricias sobre tu piel, su boca que te besa, su voz que te nombra y tú le abrazas hasta sentir el delirio en el alma y en tu cuerpo.

    Un placer leerte, Paula y muchas gracias por tus comentarios en mis blogs.

    ResponderEliminar
  3. is an honor to read you kisses andy

    ResponderEliminar