viernes, 8 de mayo de 2015

AMIGO







La tristeza de la distancia,
distancia que nunca se sellará,
dolor inmenso del alma
que abierta como flor palpita
en el río de la vida y la muerte...

Te fuiste en otoño.
Te habrás ido todos y cada uno de los otoños...
La lágrima eterna penderá de mis pestañas
y el olvido jamás llegará para tu rostro.
Lo que más duele es que no deseabas irte
y los oídos de la muerte no escucharon tu voz...

Amigo...

En el aljibe de mi alma,
en la hondura profusa,
echaré una flor...

Paula

3 comentarios:

  1. Esa flor para el amigo seguro que llega a su destino siempre.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Esa flor ha de llegar a las manos del propio Dios. Mi amigo ya no está, solamente me queda el recuerdo patente de su rostro.

    ResponderEliminar
  3. Paula,te llamas...dices

    ves?...no conozco,ni e tenido ningun tipo de contacto...ni tal y cual con una chica que se llame Paula


    comprendes?...

    ResponderEliminar