viernes, 8 de mayo de 2015

SACRO





No sé en qué vaso de la vida te vi, astro y abismo marino...
con los ojos más dulces que las pastillas de Dios
y la boca húmeda de besar las manos de los santos...
Fuiste un silencio y una comunión... me uní a ti
y en lides de reyes y redentores me arrastraste...
Tanto es el amor sacro, tanto perfora mi piel,
que frente a tus pies me hinco, desarmada en lágrimas
para, en otra copa volver a sorber de tu manatial... perpetuo.


Paula

2 comentarios: