jueves, 24 de marzo de 2016

A tientas








Yo voy a tientas,
despojada de toda certeza.
Una voz me llama...
una voz desértica.
Así suena Soledad,
ronca y hueca...
tan honda como mar...
acostumbrada en su vejez...
¡Qué pena tan grande hoy volqué
en el pozo profundo de tus ojos!
ciego me tiendes la mano,
y yo contengo tu cabeza
sobre mi matriz escuchando esa voz...
¡Ay sueño de Dios!
...qué camino tan largo entre tú y yo...

Paula

No hay comentarios:

Publicar un comentario