jueves, 24 de marzo de 2016

Antes de dormir









En la torre de marfil de mis pensares y mis sueños,
a veces me inclino como al fondo de un pozo,
Pozo helado, escarchado, con las agudas puntas
de un anciano dolor... prendidas del corazón.

Los miro desvanecerse en la sombras,
se agrandan mis pupilas, se desvelan
y más allá del todo y de todo, sí, más allá:
va cayendo cayendo el peso somnoliento

Voy por surcos, rodeo menadros,
me oculto en los valles de tu manto de piel
y tendida sobre tu cuerpo  terso,
antes de dormir beso la boca del sueño.




Paula

1 comentario: