domingo, 20 de marzo de 2016

Desleída





Esta tarde estoy desleída entre mis pensamientos. No encuentro el punto exacto dónde detenerme, estoy casi perdida en mi letargo. La luz que palidece en la transparencia del cielo, parece acompañar esta especie de ensueño.
Me encuentro cansada de andar divagando, construyendo en la mente millones de historias: dialogando mis voces las unas con las otras... y yo en medio de ese gran debate o ese pequeño intercambio, según sea.
Desleída me acerco a contemplar los árboles que el verano viste con robustez, me alcanzan los aromas de los jardines, y me desprendo en átomos sobre el alfeizar: tan etérea, tan etérea es mi alma...
Una manita chiquita, se posa sobre mi hombro, y me vuelvo con la boca prendida en una sonrisa: mi hijo corre y salta, mientras, mi mente loca vuela entre sus movimientos rápidos y el añil profundo del horizonte.
¡Cuán extraña es la mezcla de la realidad y el pensamiento vago!




Paula

6 comentarios:

  1. Quizás esa manita y la sonrisa, tras ella, sea la verdadera fuente de inspiración que esperabas.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esa manita es un golpe suave de la realidad... un golpe de amor y verdad.
      Besos Rafael

      Eliminar
  2. Así sucede.
    Visitamos ese mundo de quizás, por qué, y talvez...
    ... y un corazoncito amado nos trae de vuelta.


    Un gusto encontrarme con tu blog.

    Que tengas un gran día.

    ***

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tienes un lindo blog Remo, me haré asidua a él

      Eliminar
  3. Había olvidado que te comenté ayer. De nuevo usé, "encontrarme".

    :)

    ResponderEliminar