sábado, 12 de marzo de 2016

Doblado silencio...





Doblado silencio que atiza mis ojos,
párpados caídos en medio de la noche...
El día llegará y me encontrará suspendida
en este instante más negro que la muerte.

Camino hacia el alba, camino suave,
arrastrando la toga de la oscuridad...
La luz penetrará el pozo de mi alma
en el sueño continuo de mi ser.

¡Cuán profundo es el dolor pálidamente
oscuro del vacío y sus razones!


Paula

6 comentarios:

  1. Oscuro es el vacío. Y negro es el dolor.

    Me encantó tu texto.

    Un besazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias María por tu visita y por tus palabras. Beso al alma.

      Eliminar
  2. La luz tarda, a veces, pero siempre llega al fondo del alma.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Rafael, siempre es bueno tenerte en mi espacio.

      Eliminar
  3. Esa oscuridd que envuelve a veces no tiene por que ser permanente, Paula. Hay salidas...

    Abrazo

    Fina

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí amiga, al final de todo siempre hay una luz. Cariños.

      Eliminar