jueves, 24 de marzo de 2016

Escucho la pregunta de una poesía rota









Escucho la pregunta de una poesía rota.
¿De dónde vienes?, profiere su ancha boca.
El cielo tiene un millar de búhos
como abrojos luminosos prendidos de su ser,
y mientras lo miro mi las labios callan
y mis ojos se vuelven esquejes en la lontanaza.
De esos tallos crecen sueños rebeldes,
esperanzas que se niegan a ser fatuas,
un montón, sí un montón de besos
colgados tras las nubes en la pálida distancia.
La noche es un templo azul y cansado;
el horizonte, los párpados oscuros y sellados;
yo, una figura en la rambla silenciosa;
y la poesía, una nube grande y tormentosa.
¿De dónde vienes? profiera su tersa boca.

Paula

No hay comentarios:

Publicar un comentario