jueves, 24 de marzo de 2016

Fugaz







Yo amaneceré enroscada en la luna de tu cabeza;
sonrosada por la amapola de tu sonrisa.
Envuelta en el manto tibio de tu piel tersa,
me desgajaré en trozos bajo tus caricias
y me desollaré en pétalos de cristal de néctar.
Amaneceré coronada de invisible aureola
que a invisible sueño le dará alma y vida,
y mágicamente cultivada en crisantemos locos,
mi cuerpo florecido será huerto todo,
derramado en humedades deliciosas,
embadurnado en manos maliciosas....

Me hallará la mañana cautiva de tu mirada:
fulgurante estrella prendida en mis pechos,
y anidada en mi corazón, como gema encendida
dormitará las horas escondida entre las redondeces
de mis turgencias de mujer, de virgen, de amante...
Mi pensamiento escarchado como un diamante,
colgado sobre la esquina más oscura de la alcoba,
echará sus sombras sobre la cama que nos cobije
en el centro del más grande de nuestros gozos,
donde perdidas entre lujurias palpiten las palabras
y amanezca desganado y pálido el sol ojeroso.

Amaneceré enroscada en tu cabeza de plata,
besando tus párpados, tus sienes cenicientas;
tu boca estrellada con los astros del abismo,
dibujada y dibujante de figuras, de contornos,
de lugares a dónde ahondar con tu lengua mielina,
de huecos dónde tallar a gusto del labrador,
martillando el placer en cada una de mis esquinas,
arrullando la caída de mi cuerpo como gaviota inerme
sobre el mar desarmado, embravecido de tus voluntades:
vorágine, torbellino, vórtice y silencio que excreta
hondas, bravías, y desencajadas soledades finales...

Yo amaneceré, y para ti seré lo que siempre he sido:
una luz, una sombra, un recuerdo, un rayo de olvido...






Paula

3 comentarios:

  1. la intensidad de tus escritos me hizo detenerme en tu entrada

    ResponderEliminar
  2. Los sentimientos se agolpan en tus renglones, siendo un sendero que conduce a la pasión.

    Precioso escrito y blog.

    Besos.

    Lunna.

    ResponderEliminar