martes, 22 de marzo de 2016

Lunas y corceles






Lunas y corceles han venido a buscarme.
Cabalgo loca: alma de gitana o de amazona,
y en medio del verdor del bosque penetrante
viajan mis estrellas eróticas: saetas infalibles
que aciertan corazones y destruyen pieles:
mantos incorregibles de perpetuos placeres
que mis astros quebrantan, y desintegran
bajo la luz de mis antojos venusinos.

Quiero llevarte, tacto a tacto, a mi centro mielino
de intrincada maleza, de vegetación espesa,
donde montaré tu rebeldía insignificante
y la doblegaré en mis rebeldías de amante.
Serás tan solo un cuerpo, ¡suma presa!,
y serás apenas un alma, ¡infinita belleza!
Recostada entre mantas se sostendrá tu cabeza,
triunfo estatuario: tus recovecos de marfil
entre mis lunas esparcidas en cielo añil.

Allí, antojadiza, “Venus afrodisíaca”,
velaré el derrame de néctar de tu cetro,
me bañaré a orillas de tu río de infinito 
y te arrastraré al cenit de mis delirios....
porque quiero, llevarte, contacto a contacto
al más sublime de todos los actos:
una comunión maldita de quietud y espasmo
en el silencio gimiente de una voz de orgasmo.




Paula

3 comentarios:

  1. Entre lunas y corceles, galopa el corazón.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Me encantó.

    Verso a verso.
    Palmo a palmo.

    Suspiro y gemido.

    Pasión en pasión.

    Delirantes latidos.


    Un gusto, Paula.


    ***

    ResponderEliminar
  3. Me encantó.

    Verso a verso.
    Palmo a palmo.

    Suspiro y gemido.

    Pasión en pasión.

    Delirantes latidos.


    Un gusto, Paula.


    ***

    ResponderEliminar