jueves, 3 de marzo de 2016

No sé










No sé quién eres, no sé quién soy...

Trozo negro que se deposita sobre mí cabeza:

la noche integrada de deseos ocultos,

y sueños rasgados por el silencio...

Camino así hacia tus brazos omnipotentes,

hacia la boca de la vida y el agujero de la resurrección...

profundamente te amo en éxtasis,

y te sueño en el abismo entre tú y yo.



Paula

3 comentarios:

  1. Hay que rasgar las sombras de la noche y tratar de ver la luz.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Soñar en el abismo... soñar desde la oscuridad...

    Un beso.

    ResponderEliminar
  3. Este poema lleva lágrimas de esas que no afloran y que son las peores.

    Un beso

    Fina

    ResponderEliminar