viernes, 18 de marzo de 2016

Recordando








Era azul la tarde, el poniente desfigurado por el fulgor del sol, era de viento la voz, y de estrella la risa.
No sé qué fue lo que permaneció en mí de aquel momento... sólo sé que el tiempo me lo trae en su colador gigante, a mi memoria, a mis sueños, a mi cuerpo; y siento, como aquella vez, el ímpetu extraño de abrazarte, el deseo insano por tu boca, y la dureza hermética de la distancia que construimos con los años, con las palabras, con los gestos.
...Pero es bueno a veces recordarte desde el amor, y no desde el olvido.



Paula

6 comentarios:

  1. Que bien combinaste esos dos sentimientos, el del amor y el desamor en tu relato, querida Paula.
    Bien dices; mejor recordar los buenos momentos siempre.

    Un abrazo y felz fin de semana

    Fina

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Fina, te dejo un beso enorme y te estoy visitando...

      Eliminar
  2. Recordar desde el amor ya es algo maravilloso.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí que lo es... todo se bautiza con nombres nuevos y cada lugar es diferente...

      Eliminar
  3. Un lindo poema, Paula. Un lindo recuerdo.

    Un gusto encontrarme con tu blog.


    Que tengas un gran día.

    ***

    ResponderEliminar