viernes, 1 de abril de 2016

Sin vampiro








Ningún vampiro conspira con el color de mi herida.
¿Será la noche que duele en la piel tanto más
que la honda mordedura de una boca fría?
¿A veces me pregunto si tu boca es el hielo
que me perfora las noches o la boca 
es boca y nada más que el resollo más profundo
del gigante dolor que ha parido cuerpo con cuerpo.
Amar es la caída en las fauces de ese dolor.


Paula

1 comentario:

  1. A veces el amor produce ese dolor en el corazón.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar